El antes y después de una silla Windsor

Si recordáis la entrada en la que hablaba de las sillas Windsor, recordaréis también que dos de ellas llegaron a mis manos…Así era su aspecto inicial

 silla y taburete Windsor preparadas para transformar

silla y taburete Windsor preparadas para transformar

Una de ellas no hubo más remedio que transformarla en taburete puesto que tenía el respaldo roto. Pero en esta entrada os hablaré únicamente de la silla, dejando el taburete para otra ocasión; vayamos poco a poco…

Estado original

 

La silla es de madera maciza (que pesa lo suyo) y aunque su estructura se encontraba en buen estado, tenía suciedad. Limpiarla fue fácil, lo que costó bastante fue eliminar el barniz

Comenzando los trabajos de transformación

Comenzando los trabajos de transformación

Lijar el asiento fue relativamente sencillo con la lijadora eléctrica, lo complicado fueron los elementos tornerados y labrados como patas y respaldo; se tuvieron que aplicar varias capas de decapante y acabar lijando de forma manual. En la imagen inferior se aprecia el efecto del dacapante sobre el acabado de la silla que provoca que el barniz salte

Actuando el decapante

Actuando el decapante

También costó pintarla, es decir, para conseguir cubrirla del todo, se tuvieron que aplicar varias capas de pintura, con el consiguiente lijado entre ellas…Cuanto más oscuro es el color, más cuesta conseguir que éste sea uniforme. Quizás si hubiésemos aplicado dos capas de tapa-poros en vez de una,  nos hubiésemos ahorrado alguna de pintura.

Y este es el resultado final

Resultado final

Resultado final

Para mí el esfuerzo ha merecido la pena

Silla Windsor

Silla Windsor

Viendo la silla tan solitaria, se nos ocurrió acompañarla de algún objeto más…Teníamos la hoja de una de ventana antigua de madera, con cristal incluido. ¿Qué podríamos hacer?

Hoja de ventana

Hoja de ventana

Después de los procedimientos habituales como son:  la reparación; el lijado; imprimación y la protección del cristal con cinta de carrocero, procedimos a pintar el marco del mismo color que el de la silla, obteniendo el siguiente resultado

 

Esta pieza se podría utilizar como perchero (colocándole los pertinentes colgadores) y junto con la silla, decorar un pequeño recibidor, o a modo de cuadro apaisado sobre un cabecero o sofá, pudiendo dejar el cristal tal cual o bien poniendo fotografías, dibujos de nuestros hijos, alguna lámina bonita… y con la silla a juego claro…

 

Por último, vamos a ver algunos ejemplos que nos sirvan de inspiración

 Aquí tenemos varios ejemplos de silla para escritorio y tocador en dormitorios o en recibidor

Silla utilizada en escritorio. Fuente: blog.fjelcborg.no Vía : Pinteres

 

Silla recuperada para escritorio. Fuente: dormitorios-habitaciones.com

Silla Windsor tapizada en terciopelo. Fuente: guiademanualidades.com

Silla en recibidor. Fuente: http://www.ofeliafeliz.com.ar

Sillas de varias formas y colores para un divertido comedor. Como tenemos una silla, ya nos faltarían menos…

Sillas Windsor varios modelos y colores. Fuente: ady.inspirasjonsblogg.jotun.no Vía: Pinterest

 Veamos ejemplos similares a nuestro marco

En la siguiente imagen se muestra también el estado original. Después de reciclado, el marco se encuentra decorando un recibidor

marco para fotos en recibidor. Fuente: http://www.reformasblog.com

Otro ejemplo similar al anterior pero por partida doble

marcos de ventana reciclados en portafotos. Fuente: blog.topdollarmobile.es

Aquí tenemos un ejemplo muy práctico: pizarra para que no se nos olvide nada, perchero y guarda-llaves

Pizarra y perchero. Fuente: micasarevista.com

Y por último, otra muestra más, en este caso de estilo Shabby Chic

marco para fotos y colgador. Fuente: bricolari.com

Esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado el post y no dudéis en comentarlo. Yo voy a empezar ya a pensar en la siguiente entrada. Hasta la próxima semana.

Con este post «estoy participando en la fiesta de enlaces #diariodeco» que organiza sobre el tema «antes y después»

 

¡¡¡Feliz Fin de Semana!!!

 
 
 

La silla Windsor; trescientos años de antigüedad

¡Cómo he aprendido yo sobre las sillas Windsor desde que un día, un par de ellas cayeran en mis manos!

Este tipo de sillas son un modelo que nace en Inglaterra a principios del siglo XVIII en la población que le da nombre, aunque en principio se las denominaba «forest chairs» porque eran sillas de jardín.

En sus orígenes estas sillas se fabricaban usando tipos de madera diferentes, por eso se tenían que pintar; para ocultar el distinto aspecto de cada una de ellas. Los colores usados generalmente eran negro o verde oscuro y eran utilizadas tanto en interiores como en exteriores. El uso de distintas maderas se debía a que cada parte era trabajada de distinta forma y por tanto necesitaba de características distintas: el asiento debía ser resistente a las perforaciones, los barrotes y patas se  torneaban, el respaldo se curvaba al vapor…

Se caracterizan por tener el asiento de madera y el respaldo formado por barrotes verticales que arrancan del propio asiento, unidos a una pieza distinta que puede tener forma de arco o ser recta. Las patas también parten directamente del asiento, aunque independientes del respaldo, característica poco común en las sillas puesto que normalmente las patas traseras se prolongan para formar el respaldo. Los barrotes y patas eran torneados.

A continuación podemos ver un ejemplo de respaldo en arco y respaldo recto

respaldos en arco y recto. Fuente: disenoimagenes.com

Cuando llegaron a Estados Unidos, en un momento de fuerte crecimiento demográfico, para aumentar la producción de simplificó el modelo eliminando el torneado, dando lugar a una silla más sencilla.

Durante el transcurso de casi 300 años, se han ido fabricando siguiendo el modelo de la estructura original, aunque adaptándose en ciertos aspectos (tipo de madera, acabados, decoración…)a los gustos de cada época.

Existe una gran variedad de tipos: sillas, sillones, mecedoras, taburetes, sofás…Aquí os dejo una muestra

Sillón. Fuente: virlova75.blogspot.com

mecedora

mecedora Windsor

Silla. Fuente: decorablog.com

Salón. Fuente: reformasdediseño.com

Comedor. Fuente: etsy.com

Como vemos en las imágenes, los modelos se integran perfectamente en propuestas decorativas actuales ya que hoy en día vuelven a estar de plena actualidad. De ahí que muchos amantes de la restauración, las recupere. Por eso cuando encontré dos de ellas me alegré mucho, sobre todo porque al menos una estaba en ¡buen estado! Por desgracia la otra tenía el respaldo roto, así que no me podía servir…¿Cómo que no? ¡sería un bonito taburete!

Lo primero que hice fue pensar en qué aspecto quería darles. Al ver los barrotes torneados tanto del respaldo como de las patas y la forma curva del asiento, me vino a la mente un estilo romántico, rústico, campestre, un dormitorio infantil quizás…No lo sé. Pero pronto saldremos de dudas.

Estos son mis modelos Windsor

La silla Windsor

¿Y vosotros tenéis alguno?

Espero que os haya parecido interesante el artículo y que opinéis.

¡¡¡Feliz Fin de Semana!!!